El efecto de la colchoneta refrescante es progresivo al estar en contacto con el bebé, lo que evita cualquier choque térmico. Sin embargo, para garantizar un uso prolongado, es posible colocar la colchoneta en la nevera durante 30 minutos antes de usarla. Si siente que la colchoneta refrescante está demasiado fría, le recomendamos que coloque una toalla sobre ella para disminuir el efecto refrescante sin anularlo.