Siempre que siga las instrucciones de uso (no colocarla en el congelador o a la luz directa del sol) el uso de la colchoneta es seguro. La colchoneta no requiere electricidad para funcionar, el enfriamiento se produce de forma gradual mediante el contacto con el bebé de forma que no se produce ningún choque térmico.